Saturday, December 16, 2006

Regalos peligrosos


A través del Blog de Fran Ontanaya, llegué a una página donde comentaban los diez juguetes más peligrosos de la historia (de Estados Unidos, aunque ellos no hacen esa distinción, ya que para ellos los USA son el mundo, más allá no hay nada) . El primero tiene tela, dardos arrojadizos de punta afilada. 6700 heridos, cuatro muertos a lo largo de cuatro años de estar a la venta. Una pasada, pero nada que se salga de lo común. Al llegar al segundo de la lista pensé que estaba leyendo una broma internetera. Poco a poco me fue invadiendo el convencimiento de que aquel juguete era real. Se me erizaban los pelos del cogote (los de la cabeza no, porque tengo ya pocos) . Se trata, nada menos y nada más, que de un laboratorio atómico de juguete. Incluye un contador geiger, una minicámara de niebla, un espintariscopio, un electroscopio y cuatro muestras de U238, que no es el U235 de las primeras armas nucleares y las centrales de energía atómica, pero que se ha demostrado que puede producir "leves" enfermedades tales como la leucemia. Fue vendido durante 1951, en lo más álgido de la época "radioactiva" de la cultura estadounidense.
No hacen falta muchos comentarios. Dicho "juguete" mortal, me recuerda una cosa que vi en un reportaje sobre la radioactividad: El comprobador de ajuste de zapatos, un dispositivo que usaba un tubo de rayos X y un sistema de fluoroscopía para ver el interior de los zapatos (y de la piel, hasta los huesos) y comprobar cómo ajustaban los pies a su funda de cuero.
Se puede pensar, tranquilizadoramente, que son burradas del pasado, qué bien que ahora ya sepamos lo que es la radiación y sus perniciosos efectos. Yo prefiero verlo de otro modo, dado que el ser humano ha cambiado muy poco (o nada) desde las cavernas, me inquieta pensar en qué dispositivos perniciosos, qué burradas perjudiciales estaremos haciendo y que en unos cuantos lustros servirán para que nuestros descendientes se lleven las manos a la cabeza (si quedan descendientes y si estos siguen teniendo cabezas y brazos, claro).

7 comments:

Anonymous said...

Espantoso!!

Víctor M. Ánchel said...

Ya te digo... :(

Cassandra said...

* FUN * EASY * EXCITING *

¿No son acaso éstas las directrices del mundo moderno?

Edu said...

Siempre he pensado que si se le diese rienda suelta (neoliberal) a los publicistas, expertos en marketing, etc. tendríamos un mundo "curioso".

Manolo said...

Hombre edu, ya te he pillado. ;-)

Por cierto, muy bueno este artículo de gadgets nucleares como regalo de reyes.

Blackonion said...

Pues para mi, el peor juguete es la hamaca mortal.

http://www.radarmagazine.com/features/2006/12/minihammocks_from_ez_sales.php

El resto son cosas que si las usas mal, pues te puedes hacer daño, pero con la hamaca te matabas por intentar usarla como se tenía que usar.

Me ha dejado mal cuerpo...

Faust said...

Pues a mi me gusta lo del laboratorio atómico.
Me lo voy a pedir para los próximos reyes.
¿lo vende la teletienda del corte inglés?