Thursday, July 27, 2006

La guerra de Gila, pero en triste


¿Está el enemigo? Que se ponga. Así comienza el monólogo de Gila que todos conocemos. Ayer el ejército israelí y la ONU protagonizaron una versión de ese trágico número de variedades que quizá tan solo haya reído una que siempre se ríe y enseña los dientes, más que nada porque no tiene carne encima que taparlos. Me la imagino descojonándonse, la guadaña por el suelo, la mortaja toda alborotada.

Dicen los periódicos que [un informe preliminar asegura que el organismo advirtió hasta diez veces en seis horas al mando militar israelí del peligro que corrían sus observadores ante el intenso bombardeo al que estaba siendo sometida la zona en la que se encontraban. La base de la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (FINUL) estaba perfectamente identificada. Aun así, un misil de precisión se la llevó por delante].

Siendo irónicos se podrían decir varias cosas:

Primero, que sí, que estaba perfectamente identificada la zona, tanto que el misil de precisión hizo gala de su ingeniería y acertó de pleno.

Segundo, que quizá los observadores de la ONU hayan sido víctimas de los terribles sistemas de centralitas automáticas "...Pulse usted 2 si quiere idenficar un bombardeo erróneo. Pulse 3 si quiere comunicar el número de bajas civiles, espere para que le atienda un operador..."

Tercero, si Israel ataca a la ONU, ¿no nos está atacando a todos los países miembros, entre ellos a sí mismo o es que como tiene costumbre de pasarse por el forro todas las resoluciones del organismo internacional, y no le basta, ahora prefiere cargarse a sus miembros?

Por supuesto EEUU, como siempre, le disculpará a Israel cualquier barbaridad en una carta blanca que avergüenza a la historia; y a las críticas ante semejantes burradas se contestará con el manido y multiuso "ustedes son antisemitas y no recuerdan el holocausto".

Lo que es gracioso en un escenario no lo es, en absoluto, en la vida real. Con la cohorte de payasos que dominan el mundo, solo podemos asistir a la representación del circo de la desesperación y el horror.

2 comments:

David said...

Como no existe el mundo ideal, hay que elegir entre Israel y los terroristas. La elección de quienes critican y lloran sólo los muertos en Líbano es clara (terroristas). Lo curioso es que nunca les ha importado ninguna otra muerte violenta en el mundo que no tenga que ver con Israel o EEUU.

Edu said...

No existen los mundos ideales, como muy bien dices, pero bastaría con un mundo más justo. Yo no crítico y lloro solo los muertos en Líbano, solo comento una noticia, el bombardeo premeditado por parte de Israel de una delegación de la ONU.Y no elijo, no me gustan los terroristas, ni los árabes, ni los israelitas, ya que terroristas son los que usan el terror, y ambos lo hacen, aunque unos con sus medios chapuceros, asesinos y desesperados y otros con el apoyo de la mayor potencia mundial, EEUU; menos chapuceros, mas científicos, pero mucho más asesinos, sino a las cifras me remito.
Es curioso que ante cualquier crítica ante el comportamiento totalmente fuera de todas normas de la nación de israel, enseguida se acuse al que critica esa actuación de estar con los el otro bando. Pues no, ni con unos, ni con otros, en contra de toda barbarie y a favor de la justicia más estricta.