Tuesday, May 23, 2006

Empezando


Tengo ya publicados dos blogs, Trebejos y Locus litterae, y los dos un poco abandonados. He estado pensando el porqué y creo haber encontrado una respuesta: los dos exigen bastante trabajo y los dos están centrados en una idea impersonal. Aunque puede ser muy divertido, ahora mismo, con una nueva novela entre manos, no puedo dedicar tiempo a mantener actualizado un blog (y menos dos) como Trebejos, que exige buscar, discriminar y un cierto análisis. Ni hablar ya de Locus litterae, donde es necesario el rigor de la reflexión.
También he descubierto leyendo los blogs de los amigos (véase la lista de enlaces) lo divertido que puede ser escribir entradas en estas bitácoras electrónicas (precioso nombre el de bitácora, como casi toda la nomenclatura marina) hablando tan solo de... lo que uno mismo ha vivido, leído, visto, y tratándose de comentar su propio paso por la vida. Ahí he encontrado el segundo motivo por el que creo que me centré en blogs impersonales, no me gusta hablar de mí mismo y menos aún de mis sentimientos e impresiones.
No creo en el horóscopo, pero, sin embargo, sí me gustan algunas de las descripciones psicológicas que dan a los nacidos bajo los auspicios de diferentes estrellas, quizá por lo vistoso de las metáforas usadas y aunque carezcan de todo rigor científico. Pues bien, nací bajo el signo del cangrejo y, como él, soy un poco huraño, casero, cascarrabias y aficionado a refugiarse en tormentas de dura cáscara y aspavientos. Y sin embargo... qué agradable es compartir con los demás un juicio, un gusto, una impresión, una visión, una fantasía, una filosofía, un odio. Quizá por eso siempre me ha gustado escribir, la perfecta manera de hacer eso cobardemente, oculto tras las propias palabras que se emplean. Esto de los blogs es un poco más expuesto, pero también satisfactorio, espero. Así que, un poco tarde, casi a regañadientes, y tras intentar evadirme de varias maneras posibles, aquí está mi blog personal donde poner cosas lo menos objetivas posibles, o al menos las más personales que un cangrejo cabreado y receloso se puede permitir.

P.D. Ahora va y se acaba la moda de los blogs... no me extrañaría.

8 comments:

Pily B. said...

Ea, pues aquí ha llegado otra cangreja ¿cabreada? Bueno, dejémoslo en cangreja. :-P

Como siempre, es un placer leerte, y para mí es un honor poder estar aquí.

Suerte con esta nueva aventura. ;-)

Santiago Eximeno said...

¡No, Eduardo! ¡No lo hagas!
Bueno, ya que has empezado...

Edu said...

Graicas Pily por la bienvenida (en realidad los cangrejos cabreados somos todo fachada :))
Sí, Santi, me temo que me he enganchado al lado oscuro de los blogs, soy uno más. Como decía, ahora que he empezado seguro que se pasa de moda...

Pablo Herranz said...

Ay, un blog... Bueno, fale, pero que no te robe tiempo para escribir...
Abrazotes.
Pablo

Edu said...

Espero que no, Pablo, por eso voy a dejar en stand-by los otros. En este no hay que pensar mucho para contar cosas, je, je.

Pily B. said...

Llevas razón, nuestros cabreos son sólo de mentirijilla. Y de paso, digo lo que Pablo, espero que no te robe tiempo para escribir. ;-)

Nacho said...

Me da un poco de rabia porque desde que descubrí trebejos lo seguí con agrado (daba buenas ideas para comentar en clase; anda que no le he sacado partido a lo del cemento translúcido). Pero oye, llevar un blog temático debe ser la h@st|# de sacrificado.

Espero que te lo pases bien. Nuestro interés me da que está garantizado.

Edu said...

Es mucho curro sí, pero no descarto continuarlo cuando tenga más tiempo. Por eso no lo he cerrado aún.